baobab, Un poco de historia sobre el baobab, Le petit BAOBAB - BLOG

baobab

Casi todos recordamos a los baobabs de cuando leímos El principito de Antoine de Saint-Exupéry, pero no todos conocemos las propiedades que hacen de este árbol uno de los más fascinantes de la sabana africana. Es enorme, gris, macizo, majestuoso e incluso inquietante, como un gigante solitario. Parece un don del cielo en los países que sufren sequía, ya que por sus numerosos poderes y aplicaciones es el alma de muchos poblados africanos.

Solo existen 8 especies en varios países africanos y en Australia, de las que 6 son propias de Madagascar. El baobab puede llegar hasta los 20 metros de altura pero impresiona casi más su anchura que a veces supera los 10 metros de diámetro. Cuentan los nativos que estos árboles pueden llegar a los 3.000 años de edad e incluso más. Durante la estación de las lluvias es capaz de reservar una gran cantidad de agua en su madera esponjosa y blanda, es como un enorme tonel que puede guardar hasta 120.000 litros de agua. Sus hojas sólo aparecen en esa época y sus frutos, que son como pequeños melones alargados,  maduran muy lentamente hasta la estación seca. Ese poderoso fruto lo llaman pan de mono, su pulpa es harinosa y un poco ácida, muy rica en vitamina C.

Las madres africanas suelen mezclar el fruto del baobab con leche para dárselo a sus bebés, porque creen que es bueno contra las enfermedades típicas de la infancia: disentería, hinchazón del vientre, rubeola o fiebres. Las semillas también las utilizan para las inflamaciones, el dolor de muelas o de encías. Pero lo que más se aprovecha son sus hojas. Cuando están verdes, se comen cocidas como las espinacas o en sopa y, cuando están secas, como condimento o medicina. Pero por si eso fuera poco, también hacen bebidas refrescantes con el fruto, con la corteza extraen una fibra, para hacer cuerdas y cestos, con la madera construyen piraguas y con el polen fabrican pegamento.

Se dice en África que si una persona bebe agua en la que se han mojado semillas de baobab, quedará protegido del ataque de los cocodrilos. Pero si se atreve a arrancar una flor al baobab, morirá devorado por un león. Se cree también que las flores están habitadas por espíritus, y que si un hombre bebe una infusión de su corteza, será poderoso. Estos son sólo algunos ejemplos de leyendas y mitos en torno a este mágico árbol, ¡poco a poco os las iremos descubriendo!

4 Comentarios

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Nombre