esclavitud infantil, La esclavitud infantil en la industria del algodón en Uzbekistán, Le petit BAOBAB - BLOG

Esclavitud infantil

La esclavitud infantil es un problema vigente en la industria del algodón en Uzbekistán. Alrededor del 90 por ciento del algodón uzbeko se cosecha a mano y cerca de la mitad del algodón es recogido utilizando mano de obra infantil esclava, lo cual cuenta con el patrocinio del estado. Grupos de derechos humanos estiman que cada año participan en la cosecha cientos de miles de niños.

Uzbekistán es el sexto mayor productor de algodón del mundo y el tercer exportador, y genera por año más de mil millones de dólares estadounidenses por la exportación de unas 850.000 toneladas de algodón. En la actualidad el precio del algodón se ubica en el nivel más alto de los últimos 200 años pero los que lo recogen siguen viviendo en la pobreza.

Hay pruebas recientes de que se ha forzado a niños a recoger el algodón en las cosechas de los últimos años en Uzbekistán. Los grupos defensores de derechos humanos, periodistas y fotógrafos independientes que inspeccionaron la cosecha, pudieron confirmar la movilización constante y generalizada de mano de obra infantil forzosa en el país.

La cosecha de algodón empieza cada septiembre. El gobierno cierra muchas escuelas rurales y los niños, algunos de tan solo 9 años, se ven forzados a recoger el algodón a mano por un lapso de hasta tres meses para hacer frente al déficit de mano de obra voluntaria adulta. La remuneración que reciben es escasa o nula.

Esclavitud infantil

A cada niño se le asigna una cantidad estipulada por día y puede llegar a recoger hasta 50kg diarios de algodón. Según se informa, aquellos que no cumplen con estos requisitos o que recogen una cosecha de baja calidad, reciben castigos ya sea mediante golpes, detenciones o amenazas de recibir bajas notas en la escuela. Aquellos que se escapan de los campos de algodón, o que se niegan a trabajar, son amenazados con la expulsión del colegio.

Los niños pueden terminar agotados, enfermos y desnutridos después de semanas de ardua labor. Solamente en 2008, se reportaron al menos cinco casos de muertes infantiles debido a estándares de seguridad inadecuados y el suicido de una niña tras haber recibido una severa reprimenda por no cumplir con sus requisitos diarios. Los niños mayores y aquellos que trabajan en granjas de algodón remotas, se ven forzados a vivir en alojamientos improvisados en mal estado sin agua potable ni comida suficiente.

Los niños se ven también obligados a quitar a mano la maleza que crece en los campos durante la temporada de crecimiento y se han reportado casos de niños obligados a aplicar pesticidas peligrosos en los cultivos. En un estudio reciente, llevado a cabo por la Fundación de Justicia Ambiental (EJF, por sus siglas en inglés), un niño se quejó de que “hace demasiado calor en los campos y los productos químicos te queman la piel”.

Esclavitud infantil

El trabajo forzoso en la industria no solo afecta a los niños. Los empleados de la administración local, los maestros, los obreros y los médicos suelen verse forzados a dejar sus puestos de trabajo durante semanas para recoger el algodón sin una compensación adicional. En algunos casos, el hecho de negarse a cooperar puede resultar en la pérdida del trabajo.

A diferencia de otras partes del mundo, el trabajo forzoso infantil en Uzbekistán está organizado sistemáticamente por el estado. Sin embargo, el gobierno uzbeko niega que el trabajo infantil forzoso sea parte de una política oficial, y sostiene que los niños se ofrecen a trabajar en forma voluntaria por una cuestión de lealtad a su familia o a su comunidad, echándole la culpa a los padres irresponsables.

Esclavitud infantil

 

Post relacionado: El Mar de Aral, como el cultivo del algodón acabó con un gran lago

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Nombre