Algodón orgánico, Algodón orgánico, un compromiso social y medio ambiental, Le petit BAOBAB - BLOG
algodón orgánico
Algodón orgánico, un compromiso social y meidoambiental

La palabra «orgánico» ha experimentado un gran ascenso en la sensibilización del público, pero antes de pensar que se trate de una mera estrategia de marketing, hay razones de peso por las que la ropa ecológica confeccionada con algodón orgánico (u otras fibras como el bambú) es beneficiosa, no sólo para el medio ambiente, sino para los trabajadores que la cultivan, para ti, y sobre todo para tu bebé.

Según estudios realizados sobre el cultivo del algodón tradicional, éste representa el 30% de los cultivos del mundo, aunque en su proceso se utilizan más del 10% de los pesticidas y cerca del 25% de los insecticidas mundiales. Por ejemplo, en la confección de una camiseta de algodón se usa mas de un cuarto de kilo de químicos tóxicos y para un par de tejanos casi un kilo. Posteriormente a su cultivo, el algodón convencional es blanqueado antes de ser teñido. Se utilizan cloro, peróxido de hidrógeno, dioxina y formaldehído entre muchos otros compuestos dañinos. También, en el algodón común se utilizan para su teñido metales pesados como cromo, cobre y zinc y para la confección de sus broches se utiliza níquel, todos estos, altamente contaminantes y de comprobado daño para la piel de las personas, sobre todo la de los bebés al ser más sensible. Todos estos químicos luego de pasar a la piel una y otra vez y luego de un largo recorrido, vuelven al agua y la tierra, provocándole daños muchas veces irreversibles.

El Mar de Aral casi desaparecido debido al uso de su agua para los cultivos masivos de algodón convencional
El Mar de Aral casi desaparecido debido al uso de su agua para los cultivos masivos de algodón convencional en Uzbekistán

Hay que pensar que los mayores productos de este material se encuentran en Asia central o África, donde las medidas de seguridad son mínimas, por lo que los trabajadores y la población están en peligro por la exposición constante a estos tóxicos. Además, en muchos de estos campos aún se sigue denunciando la explotación de mano de obra infantil, como en las plantaciones de Uzbekistán. En estas regiones la contaminación producida es tal que llega a afectar a toda la población, no sólo a los trabajadores. Y no sólo contaminación, la sequía es otro efecto colateral importante de estos cultivos, el caso más llamativo es el del Mar de Aral, que debido a la sobrexplotación algodonera actualmente no llega al 15% de lo que era originalmente, esto es, prácticamente desaparecido.

Mientras los niños de muchas partes del mundo inician la escuela, en Uzbekistán son obligados a recoger algodón
Mientras los niños de muchas partes del mundo inician la escuela, en Uzbekistán son obligados a recoger algodón

El algodón orgánico intenta luchar contra todo esto con métodos naturales de cultivo, sin el uso de tóxicos, lo que lleva a un beneficio global para todos. Certificados como el GOTS  (Global Organic Textile Standard) garantizan la condición orgánica de los productos textiles, desde la recolección de las materias primas, pasando por una fabicación social y ambientalmente responsable hasta el etiquetado. Cada vez que usamos un producto orgánico certificado, añadimos un valor añadido, un compromiso social y medioambiental. Estamos apostando por un mundo un poco más limpio y seguro, y estamos ayudando al planeta y tomando una sabia decisión para proveer de mejores cosas a nuestras familias, los niños y las generaciones que están por venir.

Algodón orgánico

Estas y otras razones que os iremos contando son las que nos convierten en firmes defensores de este tipo de tejidos, por eso en nuestra tienda siempre te intentamos ofrecer artículos que cumplan estos estándares, como las prendas de la marca Frugi. Próximamente dedicaremos un especial para profundizar en este tema desde diversos puntos de vista a través de cuatro amigos que compartirán con nosotros su opinión y experiencias con este material. ¡Te mantendremos informad@!

1 Comentario

  1. En América Latina, donde 20 años atrás se cultivaba casi el 20 % de todo el algodón orgánico del mundo se cultivan hoy en día solo 0,5 % de la producción mundial. Muchos suelos se han contaminado de tal forma que ya no se usan para cultivos de algodón. La iniciativa SOCiLA se ha propuesto promocionar el cultivo de algodón orgánico en latino américa e invita a todo interesado a juntar esfuerzos con ella.

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Nombre